COANIQUEM busca voluntarios para la Colecta Nacional el 7 y 8 de junio

El viernes 7 y sábado 8 de junio se llevará a cabo la colecta anual de la Corporación de Ayuda al Niño Quemado (COANIQUEM) y la inscripción de voluntarios está abierta para sumarse a esta gran cruzada solidaria.

Queda un poco más de un mes para la Colecta Nacional que COANIQUEM realiza hace 25 años a nivel nacional con el fin de generar los recursos que permiten dar continuidad a la rehabilitación gratuita de los más 8.000 niños y jóvenes con quemaduras y cicatrices que acoge la institución en sus tres Centros de Rehabilitación de Antofagasta, Santiago y Puerto Montt.

Para esto la Coordinadora Regional de COANIQUEM Arica, Paola Sepúlveda, contó que “estamos en plena campaña 2019 y a poco más de un mes de la Colecta Nacional del 7 y 8 de junio, por lo que invito a la comunidad ariqueña a ser parte de esta actividad, solidarizar con los niños y sus familias e inscribirse para ser parte de esta Colecta Nacional”.

Los interesados en ser voluntarios de la Colecta Nacional de COANIQUEM, pueden escribir al correo paolasepulveda@coaniquem.org, indicando nombre, edad, institución, teléfono y correo y prontamente serán contactados confirmando su incorporación en esta importante tarea.

En sus 40 años de existencia COANIQUEM ha atendido a más de 125 mil niños y jóvenes con quemaduras de Chile y del extranjero en forma totalmente gratuita y cada año otorga tratamiento a 8 mil casos. Esta experiencia ha permitido conocer los agentes causales y mecanismos más frecuentes a través de los cuales se producen las quemaduras y a la vez identificar los factores de riesgo que a esta edad se encuentran principalmente dentro del hogar.

Cada año en Chile se queman 80 mil niños, de ellos, un 50% requiere más de una atención médica, desde curaciones, hasta cirugías y largos tratamientos de rehabilitación. Más de 3.000 requiere ser hospitalizado por la gravedad de sus lesiones.

El 90% de las quemaduras infantiles se producen dentro del hogar, en presencia de adultos e históricamente el principal riesgo ha sido el volcamiento de líquidos calientes tales como tazas de té, teteras, ollas y hervidores. En la actualidad se ha equiparado como agente causal la categoría de objetos calientes: estufas, planchas de ropa y pelo, puerta de horno y tubos de escape de motos.

El costo del proceso de rehabilitación de un niño o joven con quemaduras puede variar desde los 120 mil hasta los cinco millones de pesos anuales, dependiendo del grado de complejidad de las secuelas. Se debe tener presente que la rehabilitación de un niño con cicatrices por quemaduras puede durar varios años, hasta que finaliza su crecimiento, con lo cual los costos pueden ser muy altos en los casos más graves.

Para continuar rehabilitando a los niños y jóvenes que lo requieren, el próximo 7 y 8 de junio, COANIQUEM necesita de su ayuda.

Titulares